Conoce al artista y diseñador de moda Alex Sobrón

El adolescente mallorquín con grandes ambiciones

Alex Sobrón, un joven trilingüe nacido en Palma de madre francesa y padre español, estudia en la British School y atrae a un público internacional. Su fascinación por las diferentes culturas comenzó a la temprana edad de seis años, cuando su abuela volvió de un viaje a la India con una caja llena de dioses. En su exposición As Above So Below, en la que aúna dibujo digital y fotografía, aparece su autorretrato con múltiples cabezas, evocando las deidades hindúes y otras religiones.

Desde entonces, ha cambiado su foco de atención, y ahora ha adoptado la iconografía africana y japonesa. En ocasiones se le acusa de apropiación cultural, un término que odia. “La gente lo utiliza para tildarte de racista pero creo que el mero hecho de separar a las personas por su cultura, y no poder compartirla, constituye una forma de racismo y segregación”.

Para él, es muy importante que su trabajo transmita un mensaje. Recientemente acudió a Arco, la Feria de Arte Contemporáneo celebrada en Madrid, y le decepcionó la falta de crítica social y política. “Parecía que la mayoría de las obras tenían como finalidad decorar un salón o una habitación. Con todo lo que está pasando ahora en el mundo…” y cita a Donald Trump, Marine Le Pen, el auge del nacionalismo, los refugiados y el riesgo de una posible guerra con Corea del Norte. “¿Y por qué nadie se posiciona al respecto utilizando el Arte, que constituye una de las herramientas más poderosas?”.

Una de las imágenes más famosas de su Instagram es una figura tradicional japonesa vestida con un kimono cubierto con famosos logotipos. Inmediatamente viene a la mente el consumismo rampante. La serie compuesta por tres obras en blanco y negro en las que utiliza cabezas ceremoniales africanas como macetas requiere un análisis más pormenorizado, algo que a la gente le resulta cada vez más difícil, a su juicio. Me explica que versa sobre la comercialización de los iconos culturales.

Si quiere labrarse un nombre, es necesario que exponga sus obras en las redes sociales. “Los usuarios de estas redes son los mejores y peores críticos por la misma razón”, afirma. “Porque dicen lo que piensan”.
En general, su presencia online le ha permitido vivir experiencias positivas y colaborar con otros creativos de la industria del arte y de la moda. Se ha formado en bellas artes pero en la actualidad le atrae el diseño de moda.

Definitivamente, parece que Sobrón está haciendo toda una declaración de intenciones. A pesar de que es un caluroso día de verano, lleva una camisa de manga larga diseñada por él, unos vaqueros negros y unas botas altas EZ-LAB, cuyo logotipo también ha diseñado. Alrededor de su cuello cuelgan collares y abalorios simbólicos, entre los que se incluye una gruesa máscara africana. Me explica que constituye una especie de pasaporte que se lleva en ciertas partes de África para distinguir la aldea de procedencia.

En su familia, la pasión por la moda corre por las venas. Su abuelo mallorquín viajó hasta París para labrarse un nombre cuando era veinteañero, trabajando allí con un importante diseñador parisino. Más adelante y junto a su mujer terminaron abriendo una tienda en la calle Jaume III, donde vendían sus propios diseños junto a otros de Versace y Cavalli. Su marca “Solivellas” obtuvo prestigio internacional y llegaron a vender sus colecciones en algunas de las tiendas más emblemáticas y lujosas del mundo.
La madre de Sobrón crea Libros de Tendencias y es la persona en la que confía cuando necesita consejo acerca de la industria. Gracias a su propia perseverancia, este año recibió numerosas invitaciones de prometedores diseñadores para acudir a los desfiles de moda de París.

Sus planes a corto plazo incluyen lograr acceder a la Universidad Central Saint Martins, en Londres. “Únicamente el 6% de los solicitantes logra entrar”, afirma, “pero no debe olvidarse que solamente el 1% de la gente de mi edad consigue lo que yo he conseguido”.

A largo plazo aspira a triunfar con su propia marca. Me muestra su colección limitada y una estilosa deportiva que está diseñando para la marca de moda portuguesa Last Sole. Aparte tiene otro proyecto con la marca francesa EZ-LAB. Después de todo lo que me ha contado, no parece que su sueño sea descabellado.

Fotos de Sara Savage