Cóctel favorito de los cosmopolitas – ¡Salud!

Un cóctel clásico con el toque ''abc''

Bueno, para empezar tengo que decir que esta fantástica edición de ABC Mallorca ya ha llenado uno de los vacíos que tenía en mi formación: He aprendido cómo preparar un Cosmopolitan – y me refiero al cóctel.

Muchos de vosotros ya os habréis topado con este cóctel en la serie de televisión Sexo en Nueva York, en la cual me informan que era la bebida favorita de Carrie Bradshaw, el personaje interpretado por Sarah Jessica Parker – que tenía la tendencia un poco preocupante de bebérselos sin parar cuando salía por allí con sus amigas.

Digo «me informan» porque debo ser una de las pocas personas – sobre todo mujeres – del planeta que nunca ha visto Sexo en Nueva York. Como ya he mencionado en otras ocasiones me gusta disfrutar de mi tiempo libre en silencio, leyendo y escuchando a Wagner. Pronto cumpliré 35 así que el tiempo es oro… Creo recordar que le regalé mi televisión al jardinero en 2002 para que toda su familia pudiera ver Operación Triunfo – que en su día tenía una audiencia de más de 15 millones de personas, un récord en la historia de la trasmisión televisa en España.

El atractivo hipnótico que tenía ese programa para tanta gente aparentemente normal, me causó tal trauma que juré nunca más encender mi televisor. ¿Cómo podía hacerlo? 
Aún así, la información está en todas partes, así que he podido enterarme que en la película de Sexo en Nueva York– la primera película – Carrie deja de beber Cosmopolitans. Cuando su amiga Miranda le pregunta por qué, ella responde: «Porque ahora todo el mundo ha empezado a beberlos.» Entiendo. No importa como lo veas, es una bebida alcohólica, así que decidí investigar un poquito. Un Cosmopolitan, según la Asociación Internacional de Barmans, lleva vodka, triple seco, zumo de arándanos y zumo de lima (recién exprimido o edulcorado). Hasta allí todo bien.

Todos los aficionados a Daniel Craig seguramente me preguntaréis: ‘¿Se bate o se agita?’, seguro que os tiemblan las piernas sólo de pensarlo, y la respuesta es por supuesto que se bate.

Debe servirse en una copa de Martini, y por eso muchas veces se confunde con un tipo de Martini. Mezcla dos partes de vodka y una parte de triple seco (no es por nada pero yo prefiero usar Cointreau). Combina una parte de zumo de arándanos y el jugo de media lima. Es esencial saber que el arándano es más que nada para darle color y no debe diluir el resto de la mezcla de manera excesiva. Se añade una raja de limón para adornar y siempre se sirve sólo, sin hielo.

Y espera, no lo sabe mucha gente pero puedes preparar un Cosmopolitan Azul usando zumo de arándano blanco en vez de rojo – y Curaçao azul en vez de triple seco. Pruébalo en casa. Si te funciona, el resultado final del ‘Cosmo’ tradicional deber ser de un color rosa fuerte – un color rosa que desde los ochenta ha causado furor entre la población extravagante de
 Provincetown, Massachusetts, también
conocido como P-Town, uno de los centros
gay más populares de los Estados Unidos.
 Tengo que admitir que es una copa muy
apetecible. Pero en mis momentos menos
positivos también me preocupa la noción de que algún día todos beberemos Cosmopolitans – no porque nos gusten, sino porque los hemos visto en la tele, en el cine, en YouTube, y nos hemos hecho Fans de la página oficial de Facebook, y finalmente nos hemos descargado la aplicación en nuestro Iphone.

Si me paso por la casa de mi jardinero esta noche, ¿me encontraré con toda su encantadora familia sentada bebiendo Cosmopolitans? – ¿de igual manera que ven Operación Triunfo, siguen a los mismos famosos que se sigue en Nueva York, Londres, Paris y Hong Kong, y se peinan al estilo de Lady Gaga y Ronaldo? El mundo es un pequeño-gran teatro – y en él habitan los mismos cosmopolitas, famosos por ser famosos. ¿Y qué tiene de malo? Supongo que no mucho, excepto que un día de estos el resto del mundo empezará a parecerse a una versión democrática de Korea del Norte.

Para evitar que eso pase, estoy a punto de inventar el antídoto – un nuevo cóctel llamado.. vamos a ver.. el ABC, que se beberá de manera regular de una ampolla de plata para que los lectores de esta revista puedan mantener su individualidad! Para poder mantener el estilo de vida al que están acostumbrados los lectores de abcMallorca, creo que el primer ingrediente no puede ser otro que Champagne – pero no os precipitéis que también vamos a añadir más ingredientes.

Tras el Champagne, creo que vamos a basarnos en un cóctel poco conocido llamado la Rosa Americana. Aparte de Champagne, también contiene Brandy, granadina, melocotón y Pernod, una combinación potente incluso para alguien como yo..
Sin embargo queremos darle un toque mallorquín a nuestra copa así que vamos a reemplazar al melocotón con el fabuloso sabor y aroma local de Angel d’Or, licor de naranja, destilado por la Finca Can Posteta ubicada en el rincón encantador y llena de naranjos que es Sóller.

Y luego para adornar, vamos a ver… semillas de granada.. sí, semillas de granada para acabar. ¡Voilà, el ABC! Colgaré la receta en mi página de Facebook.
Hice un poco de estudio de mercado con mis amigas, las Keynesianas, en nuestro almuerzo habitual en Fosh Food la semana pasada, ¡y el ABC fue todo un éxito! 
El consenso fue que el estilo de vida cosmopolita está muy bien siempre y cuando uno no tenga costumbres demasiado arraigadas. A todos nos hace falta una buena dosis de individualidad.. ¡y otro ABC.. o dos! ¡Salud!