Una fabulosa escapada de esquí a Suiza

La diminuta estación suiza de Les Crosets (Portes du Soleil) resulta ideal y está bien comunicada con una vasta y diversa zona de esquí

Después de haber esquiado en varias estaciones, soy una aficionada a este deporte bastante exigente. Y, cuando solo tienes un fin de semana, aprovechar el tiempo es fundamental.

La duración del viaje, la facilidad para equiparse, la calidad del entorno y del esquí: todo cuenta para hacer que la escapada sea un éxito o un fracaso. Hace poco estuve en el Mountain Lodge de Les Crosets (Suiza) y esa estancia fue positiva en todos los sentidos, de modo que nuestro grupo quedó plenamente satisfecho.

El viaje

Salimos del aeropuerto de Palma a las 8.40 horas y, solo cinco horas después, nuestros esquís ya estaban sobre la nieve. Olvídate de facturar el equipamiento; del avión, con nuestro equipaje de fin de semana, nos fuimos directamente a encontrarnos con nuestro conductor, Oscar, que ya estaba listo para llevarnos hasta nuestro destino.

Al estar ya tan cerca, crecía el deseo que llegar rápido a la estación de esquí, pero esta parte del viaje, que transcurría por el resplandeciente lago Lemán, también fue un placer. Oscar, que lleva tres temporadas trabajando en el Mountain Lodge, conoce esta ruta a la perfección. Sentados en un vehículo de ocho plazas, nos relajamos y disfrutamos de los flapjacks caseros y del agua mineral que se nos ofrecen. En Champéry comenzamos a subir a Les Crosets, nuestra base de operaciones de los siguientes días.

Volamos directamente de Palma a Ginebra con EasyJet. El tiempo de vuelo de la ida fue de una hora y veinte minutos, y el de vuelta, de una hora.

Llegada

Sorprendentemente, si así lo hubiéramos querido, podríamos haber salido a esquiar incluso a las 12.30 horas. Por la hora que era, nos registramos en el hotel, almorzamos rápidamente mientras esperábamos a que llegaran nuestros amigos del Reino Unido, y gestionamos el alquiler del equipamiento.

El local de alquiler de esquís está convenientemente ubicado dentro del hotel y la factura puede sumarse a la de la habitación, así que la elección de las botas, los esquís y los cascos es rápida. En el exterior, cruzamos una pequeña pasarela, subimos veinte pasos y ya nos encontramos sobre una nieve polvo profunda. Después de ponernos los esquís, llegamos en un par de minutos en telesilla a la zona de esquí de Les Crosets.

A las 14 horas de un viernes soleado y de cielos despejados, ya estábamos en las pistas. Hicimos el viaje a principios de febrero, antes de las vacaciones escolares, y no encontramos colas, una circunstancia que se sumó a las perfectas condiciones meteorológicas.

Después de disfrutar esquiando durante toda la tarde, nuestra última parada del primer día fue en un sencillo restaurante, situado en un chalé de montaña. En el Chez Yoyo et Jibi, tomamos una bien merecida copa de vino y una tentadora tabla de quesos y embutidos. Ya anochecía cuando volvimos esquiando al hotel, con una luna llena brillante y bonita que nos guiaba. Nos habíamos perdido el té de la tarde, que se sirve hasta las 17 horas, pero, por supuesto, el disfrute del esquí nocturno lo compensó con creces.

Portes du Soleil

Con 600 kilómetros cuadrados de zona de esquí y 306 pistas, Portes du Soleil se extiende a ambos lados de la frontera franco-suiza. Un verdadero país de las maravillas en invierno, esta zona es ideal para aficionados al deporte de nivel intermedio, por su amplia diversidad de amplias pistas azules y las más difíciles rojas.

Les Crosets se encuentra en el lado suizo de Portes du Soleil, sobre la localidad de Champéry. Pequeño y tranquilo, el complejo alpino junto a las pistas de esquí está bien comunicado con toda la zona.

La recepción del Mountain Lodge gestiona rápido los pases de esquí para sus huéspedes, pero tardan 45 minutos en activarse, así que es mejor hacerlo a la llegada. Además, hay que decidir en qué área de Portes du Soleil se desea esquiar: en las zonas suizas, en las francesas o en ambas. Nosotros optamos por quedarnos en Suiza el primer día, que nos dejaba menos tiempo, y compramos pases de medio día. El sábado y el domingo esquiamos en los dos países y el precio fue un poco más alto.

Mountain Lodge

El Mountain Lodge es un discreto hotel de 24 habitaciones que ofrece un alojamiento muy conveniente y una comodidad excepcional. Tiene un ambiente hogareño y rústico, creado con el uso de la madera de pino, las telas naturales y un sencillo mobiliario.

Tras haber pasado un excitante día en las pistas, el Mountain Lodge nos brindó una cálida bienvenida. Justo al lado del acogedor salón con chimenea, el Jay’s Bar, que tiene grandes sofás y sillones de piel, ofrece impresionantes vistas de los Dents du Midi, así llamados por sus siete picos a modo de dientes de sierra. Esta mítica cadena montañosa de los Alpes de Chablais se eleva a más de tres mil metros de altura.

Para pasar la velada, el hotel está bien equipado con juegos de mesa y tiene estanterías repletas de libros. Desde aquí, a través de grandes ventanales, se ven laderas cubiertas de nieve que anuncian la aventura que se va a vivir al día siguiente.

Instalaciones del hotel

El Mountain Lodge ofrece calidad en lo importante: tiene una comida creativa y bien presentada, un servicio solícito, modernas comodidades y diversas opciones de entretenimiento.

Hay una sala de cine para quince personas con sonido envolvente que se puede reservar para ver una película. La sala de juegos tiene una mesa de billar, televisión con Sky Sports y consolas de videojuegos para los huéspedes más jóvenes que no puedan pasar sin ellas. El hotel tiene conexión inalámbrica a internet de alta velocidad.

El centro de bienestar cuenta con una piscina con chorros de agua, jacuzzi, camas climatizadas, sauna y baño de vapor. Hay también un pequeño gimnasio con unas pocas máquinas, que son suficientes para quien no quiera saltarse su sesión diaria de ejercicio.

Para alentar a los huéspedes a relajarse y desconectar, las habitaciones no están equipadas con televisores, pero se puede pedir que se instale uno.

Cada una de las espaciosas habitaciones tiene balcón con vistas al patio o a los Dents du Midi. Todas disponen de las prestaciones que marcan la diferencia: camas muy grandes, albornoces y zapatillas, los clásicos artículos de baño, secadores de pelo, y menaje para preparar té y café.

Durante nuestra estancia, apreciamos especialmente los flapjacks caseros para llevarnos a las pistas de esquí, los paquetes de pañuelos de papel y los calentadores de botas.

Comida y bebida

La comida adquiere una importancia especial a cinco mil pies y con horas de esfuerzo físico diario. El desayuno debe ser lo suficientemente abundante como para hacer posible toda una mañana de aventura, y el Mountain Lodge está a la altura de las circunstancias, con una oferta diaria especial de huevos y beicon, yogures, cereales y panes caseros.

El ritual del té de la tarde es aún más agradable tras una jornada de deporte. Esquiamos un poco más rápido de vuelta al hotel con el pastel casero de zanahoria o los brownies en mente, servidos con humeantes tazas de té y café.

A las 20 horas, después de una copa, el comedor estaba a tope para la cena. Cada noche, el restaurante del Mountain Lodge ofrece platos especiales del día (sopa, ensalada, plato principal y postre), así como una buena oferta a la carta, tanto de carne y pescado como de platos vegetarianos. Yo me decanté por unas suculentas vieiras, el tradicional fish and chips, y una tierna pechuga de pato; todo estaba muy por encima de lo que cabría esperar en un establecimiento tan informal.

Aquí hay espíritu de equipo y el personal es sumamente amable con los huéspedes, cosa que se suma al agradable ambiente que se respira en este hotel.

Restaurantes recomendados

Es acogedor, es kitsch. Chez BaBeth está en un encantador edificio de madera ubicado en las laderas de Plaine Dranse, cerca de Morzine. La activa propietaria, BaBeth, recibe a los comensales con una cálida bienvenida cuando entran en esta joya de restaurante, que está repleto de pieles y luces de colores. De la ajetreada cocina, salen maravillosas especialidades de la Alta Saboya.

Chez Yoyo y Jibi

Todos disfrutamos muchísimo en este tradicional chalé de montaña, que ofrece platos locales y fondue.

Ü Yeü tsalé 1808

Cada vez que viajo a Suiza, mi lista de prioridades va encabezada por una fondue de queso, y nuestros amigos conocían el lugar perfecto: Ü Yeü tsalé 1808. Compartimos una fabulosa fondue sentados al sol y con vistas a las montañas. Sin duda, fue una de mis más memorables fondues de queso.

Como último capricho suizo antes de dirigirnos al aeropuerto, comimos en La Baron Tavernier de Puidoux-Chexbres. En este pequeño y elegante complejo turístico, disfrutamos de algunas de las especialidades del país: una deliciosa tabla de quesos y fiambres, pan casero y una copa de vino local, con el trasfondo de una de las joyas de su corona, el magnífico lago Lemán.

Visitas que valen la pena

Si el fallecido Charlie Chaplin te genera curiosidad, entonces plantéate desplazarte hasta Chaplin’s World. Ubicado en Corsier-sur-Vevey, a orillas del lago Lemán, a 45 minutos en coche de Les Crosets, este museo ofrece una mirada fascinante al icónico actor, su carrera y vida familiar, además de rendir homenaje a esta leyenda del cine.

El fin de semana nos había regalado un tiempo soleado y bonito, pero el lunes llovía y hacía vientos, así que decidimos pasar unas cuantas horas ahí. Luego, después de una ligera comida en el ya mencionado La Baron Tavernier, nos dirigimos a la autopista que nos haría llegar en cuatro horas al aeropuerto para coger nuestro vuelo de regreso a casa.

Relación calidad-precio

Sin duda, esquiar en temporada alta puede afectar gravemente a tu cartera, pero la relación calidad-precio del Mountain Lodge me pareció excelente. Pagamos 750 libras esterlinas por persona en habitación doble por tres noches, incluyendo alojamiento, desayuno, merienda y cena. El precio del mismo paquete para una pareja y un niño es de 2.250 libras. Sale especialmente rentable el paquete a media pensión.

El Mountain Lodge, que abre desde mediados de diciembre hasta mediados de abril, gestiona para sus huéspedes pases de esquí, alquiler de equipos, masajes, traslados y taxis.

Para reservar tu escapada invernal de esquí, llama o manda un correo electrónico a:
Penny Waldeck
Teléfono: 0345127 1750
mountain-lodge.co.uk

Volveré al Mountain Lodge con mi familia para otra escapada de esquí de fin de semana. Me encantó el lugar y tengo intención de volver con frecuencia durante muchos más inviernos. ¡Es como estar en casa lejos de casa!

Contacto

Vive una vida que llena de amor, haciendo más de lo que te inspira. Tómate tu tiempo para soñar y sigue tu camino entorno a esos sueños. Actual, relevante y con un sentido de único, así es el contenido destacado de Living in Mallorca de Helen Cummins, que te dará la inspiración que necesitas para explorar, descubrir y apreciar lo que te rodea.
Desde 2004, esta cuidada selección de artículos sobre estilo de vida, diseño de interiores y eventos de lujo ha sido referencia para muchas personas.
No importa en qué parte del mundo te encuentres, únete a una comunidad llena de vida que busca experiencias únicas y una nueva y mejor forma de vivir: una que abarque el mayor lujo del tiempo bien empleado.

Instagram