Jesper Nielsen on Mallorca

Conoce al emprendedor detrás de una de las firmas de joyería más famosa; Pandora

En 1982, Per y Winnie Enevoldsen fundaron una pequeña joyería en Copenhague y pronto se convirtieron en mayoristas de las piezas que importaban de Tailandia. Después de varios años, establecieron su propia fábrica en Tailandia y con la ayuda de los diseñadores Lone Frandsen y Lisbeth Larsen definieron el estilo de la marca.

Ramstrup, un comercial muy proactivo consiguió que Pandora se hiciera muy popular en Dinamarca, pero sin salir de sus fronteras. En 2004, durante una feria de joyería conoció a Jesper Nielsen, un ávido emprendedor que se dio cuenta del filón que le acababan de descubrir. A partir de ahí, Jesper – experto en crear supermarcas – estableció Pandora en Alemania y en cinco países más, convirtiéndose en director general para Centro Europa Occidental y responsable de proyectar la empresa a escala mundial. Hoy en día Pandora es la tercera joyería del mundo por detrás de Cartier y Tiffany y emplea a más de 9.000 personas, reúne más de 500 tiendas propias y otras tantas en franquicia, además de vender en más de 80 países, incluyendo China y Australia.

Suena bien, pero la historia de Jesper no termina ahí, en 2010, cuando Pandora entró en la bolsa de Copenhague, una de las operaciones más importantes de ese año en Europa, le llevó, en abril de 2011, a la venta de su participación en Pandora y la firma de una cláusula que le prohibía entrar en la industria de la joyería hasta el 1 de junio de 2013. Para más inri, las autoridades fiscales le retuvieron todos sus beneficios, convirtiéndole en el mayor caso fiscal de Dinamarca. “Todavía estoy esperando el juicio, a pesar de que las autoridades ya me han pedido disculpas oficialmente. Había otras dos personas que vendieron acciones, una en Tailandia y otra en América, pero yo era el único que estaba en Dinamarca y estoy pagando por todos. Yo soy un hombre de negocios respetado y me han tratado como un criminal. Es muy duro”, comenta.

Todo esto, nos lo cuenta desde la casa en la que reside en Mallorca, una magnífica mansión enfrente del mar, que es también su centro de operaciones. Jesper es prolífico, tiene 5 hijos, una ex y una segunda esposa alemana. Le encanta pasar el tiempo con sus amigos en Puerto Portals y cenar en C’an Pedro. “Es mi restaurante favorito, buena relación calidad-precio. Vengo de una familia trabajadora, mi padre era electricista y mi madre trabajaba en una guardería. Valoro ese tipo de cosas sencillas”, narra con su apabullante sinceridad y añade “empecé trabajando en gasolineras, luego supermercados y después con KASI, con los que distribuimos y expandimos Pandora. La clave del éxito fue la distribución. No sólo la publicidad sino estar presentes en el mayor número de sitios posibles”.

Al dejar Pandora se dedicó a patrocinar un club de futbol danés, un coche de formula uno y el equipo de balonmano de su ciudad natal, con el que obtuvo grandes triunfos llegando a la liga de campeones. El mismo ha jugado muchos años, pero quería llegar a más, ser “global” de nuevo, como él se expresa. Y hace 19 meses, tras finalizar su cláusula, decidió emprender su nuevo proyecto con su empresa, KASI group, de quien es también co-propietaria su hermana Annette Nielsen. Esta vez la sede está en Düsseldorf y fabrican en Tailandia y Vietnam. Su nuevo proyecto Endless Jewelry (www.endlessjewelry.eu) está inspirado en su tiempo en Pandora. “Tenía 33 años cuando empecé en Pandora, ahora tengo 45, mucha experiencia, positividad, energía y mi filosofía del SÍ. He conocido a muchas personas de éxito y la mayoría son muy agradables y simpáticas.
Uno no es capaz de hacerlo todo, así que si se quiere que los otros hagan las cosas por ti, hay que tratarlos bien”, afirma.

Su objetivo con Endless es convertirla en la próxima empresa billonaria del sector de joyería. Ya tiene más de 1.500 puntos de venta en todo el mundo, con presencia en más de 20 países y un valor de $ 30 millones. El concepto es que sirva para todo el mundo y cualquier ocasión. Con un precio medio de 30-40 euros, cuenta con una amplia gama de pulseras de cuero en diferentes colores y cientos de charms diferentes hechos a mano en plata de ley, plata de ley bañada en oro amarillo y rosado de 18 quilates, y piedras semi-preciosas. En la personalización está el lujo pero dirigido al segmento medio. “Nuestra embajadora es Jennifer López, una mujer intachable, inteligente y que con 45 años está más guapa que nunca. Gusta a todos. Fue muy difícil conseguirla. Gracias a que su director comercial era danés. Hemos firmado un contrato con ella de $10 millones por tres años y la colección que lleva su nombre está arrasando en Estados Unidos. Hoy todo va muy rápido a través de las redes sociales”, explica con entusiasmo. “Paso días en aviones pero… ¿el sitio más bonito del mundo? Mallorca”.