Cuando lo orgánico se fusionó con lo industrial

Un inspirador proyecto de diseño realizado por Organic Studio.

Desde su primera visita a esta moderna e imponente casa situada en un enclave privilegiado de la costa mallorquina, la interiorista Andrea Pussin y el arquitecto Rafael F. Rigó tuvieron que prestar especial atención a la creación de espacios íntimos en amplias habitaciones, con tal de que el ambiente fuera acogedor y evitar una excesiva frialdad.

Por esta razón, instalaron en la sala de estar una chimenea natural que se extiende hasta el techo y de tres metros de ancho, todo un espectáculo que compite con las impresionantes vistas al exterior.

Inspirada por la arquitectura estadounidense de mediados del siglo XX, Andrea elaboró una paleta de materiales, colores y texturas que ayudan a crear diferentes tonalidades en cada rincón, así como suavizar la severidad de las rectas.

En parte fue debido al compromiso y al desafío por parte de los dueños de aprovechar el potencial de un espacio tan único y contemporáneo. Abiertos a nuevas ideas, apoyaron el atrevido enfoque del equipo de diseño.

«El atardecer es el momento en que finalmente te das cuenta si has conseguido crear una auténtica atmósfera o no», dice Andrea. Una vez finalizado el trabajo, y cuando el sol comenzaba a ponerse en el horizonte iluminando bellamente las rígidas rectas del interior, Andrea obtuvo su respuesta.

Fotos de Mauricio Fuertes

Contacto

Organic studio

Calle de la Pau, 10A, Palma