Espacios bonitos para la vida al aire libre

“Plantar es como usar una paleta de pintor, estás realmente pintando con las plantas”.

Stephen Woodhams

Vivir en el Mediterráneo concede el lujo de pasar más tiempo al aire libre. De ahí la importancia de hacer que el jardín sea tan cómodo y bonito como el interior de la casa.

Stephen Woodhams lleva muchos años a la vanguardia del concepto de jardinería “interior/exterior”. Experto en el oficio, tiene una habilidad nata para transformar cualquier espacio en un oasis personalizado para el cliente en cuestión. “Intento situar al cliente en su propio jardín y hacerlo de modo que realmente conecte con él“, cuenta Stephen. Y eso es exactamente lo que evidencian todos los proyectos que lleva a cabo.

La planificación es muy importante para que el jardín se convierta precisamente en lo que Stephen tiene en mente. Por eso crea diseños extremadamente detallados sobre lo que él y su equipo se proponen hacer, para poder consultar tanto como se pueda con el cliente. El proceso de diseño implica mucho más que la simple ubicación de plantas y flores. Stephen piensa cada aspecto del espacio, con un procedimiento muy similar al que siguen los interioristas con las casas. Puede desplazarse una piscina, construirse una terraza, elegirse mobiliario e iluminación y, de vez en cuando, incluso cambiar el color de la vivienda para que se integre mejor con el jardín.

La diversidad del color y la textura de las plantas determinan la impresión general del jardín y no hay temor de ir contra las prácticas convencionales de la jardinería lineal. El uso de árboles más altos rompe con el paisaje para crear estampas individuales de menor tamaño; matorrales más bajos crean senderos y caminos que conducen a la puerta de entrada. Stephen cree que “plantar es como usar una paleta de pintor, estás realmente pintando con las plantas”. Sin duda, el resultado final se parece a una obra de arte.
Todos y cada uno de los espacios son únicos, así que Stephen y su equipo desarrollan cada proyecto de manera diferente. Para un chalé moderno con un jardín mediterráneo, seguramente se usarán plantas autóctonas y colores, formas y texturas que complementen el paisaje natural, mientras que una vieja finca demanda un enfoque más clásico, que no choque con la estética de la casa.

Cualquier espacio puede convertirse en algo bello y la pasión de Stephen por las plantas, junto con la alegría que da al cliente el jardín creado a su medida, hacen que el trabajo le resulte un placer. “Me encanta lo que hago porque nunca siento que esté en el trabajo y se trata de crear cosas que dan a otra gente gran felicidad”.

Stephen tiene clientes que se implican poco en el proceso del diseño y otros que lo siguen paso a paso. “En definitiva, nos gusta establecer conexiones entre gente y lugares, emociones e ideas, corazones y mentes”.

Photos by Sara Savage

Address details

Stephen Woodhams Garden Design & Consulting