Grupo Cappuccino

Si se trata de hacer las cosas mejor, hay pocos límites para Juan Picornell

Hotel Mama Cappuccino

Los cinco Bistros Cappuccino son bien conocidos más allá de Mallorca. El cappuccino servido en todos los Bistros tiene el mismo sabor fino, ya que el estricto concepto de calidad es la filosofía de la compañía. Muchos podían haber sido tentados a copiar el exitoso concepto, pero hubiera sido difícil de llevar a cabo. Hay una apasionada cabeza moviendo los hilos detrás para asegurar una primerísima calidad, diseño exclusivo y trabajadores seleccionados: el empresario Picornell quien es conducido por su perseverancia y coraje a arriesgarse en nuevas aventuras.

Últimamente, los vasos para el zumo de naranja fresco exprimido están situados en un posavasos con un decorado de exuberantes flores que hace parecer al posavasos una pieza de tela impresa. A Juan Picornell le gustaba el diseño para su Cappuccino Bistros así que se tomó una decisión rápidamente y los nuevos posavasos fueron pedidos. El joven hombre de negocios mallorquín está acostumbrado a tomar decisiones rápido. Si eso viene a hacer las cosas bien o mejor, no hay apenas ningún límite para Juan Picornell. Él nunca estaría satisfecho con productos de calidad media, dado que él ama la perfección.

Tres DJ,s trabajan para él continuamente y están organizando, comprando y mezclando la música, para entretener a los clientes mientras saborean su copa de cava. Pasados los años esto acabó con una enorme colección de música y suficientes canciones para pasar dos semanas sin que nadie actuase. Razón suficiente para producir el primer CD Cappuccino para el deleite de los clientes quien compraron casi diez mil copias en cinco meses.

Para Juan Picornell lo que cuenta es la calidad en todos sus restaurantes y asegurarse de que no hay un nivel igual de alto. Esto incluye todos los departamentos: empezando con una cuidadosa selección de empleados, lo apropiado en cuanto a temperatura, la fragancia del cappuccino.

El empresario deja esfuerzo y tiempo en llevar a cabo y incluso limpiar es dirigido por él. Casi dos docenas de trabajadores se cuidan de una perfecta presentación. Más de doscientos candidatos son entrevistados cada semana para encontrar dos empleados apropiados para sus restaurantes. Éstos serán entrenados entonces en el Cappuccino Bistro en la calle San Miguel en Palma para aprender la filosofía reinante en el mostrador, en la cocina y en el servicio. Al final del día cada empleado necesita saber cómo preparar el Cappuccino perfecto. Finalmente, una decisión bien considerada será tomada en el Bistro en que trabajarán los nuevos empleados. Trabajar en el Cappuccino en el puerto de Portals Nous requiere ser casi un atleta. A la amplia terraza sólo se puede llegar por las escaleras exteriores, lo que significa subir y bajar escaleras todo el día.

Juan Picornell sabe que él espera mucho de sus empleados y da buen ejemplo. Él mismo coordina nueve restaurantes personalmente. Un sistema de franquicia para expandir su negocio ya no es sólo una opción, sino que significa sacrificarse al contacto personal con cada restaurante. Además, el Cappuccino en Menornca, funciona como una franquicia, será el único, ya que los resultados no convencen al hombre de negocios. A pesar de todo, la historia exitosa del empresario mallorquín is una mezcla de coraje para aprender sus lecciones y entusiasmo para convertir esas lecciones aprendidas en éxito de la forma más eficiente. Su familia pudo evidenciar su pasión por los restaurantes y bares a una temprana edad.

A la tierna edad de cinco años él cambió su casa por una discoteca e invitó a todos sus amigos cercanos. A la edad de quince años él trabajaba en un bar y dos años más tarde él abrió su propio negocio. Su padre había muerto ese año antes y quizás fuera su sentimiento de responsabilidad por su madre y su hermana más joven, lo que empujó a este jovencillo. Había otros dos bares para seguir antes de que abriera el primer Cappuccino en Palmanova en el 1993, a la edad de 21. En esta ocasión él quería que fuera algo más que un simple bar y abrió la fundación del Grupo Cappuccino. En 1995 abrió el segundo Cappucccino en el Paseo Marítimo en Palma, en 1998 otro en la calle San Miguel, el escalón de Menorca le siguió en el 2000 y finalmente el Cappuccino de Portals Nous se abrió en 2001.

La gran sorpresa estaba todavía por llegar en el año 2002; en lugar de abrir otro Cappuccino, Picornell decidió abrir un restaurante japonés Tahini. El Tahini se creó a partir del entusiasmo del activo empresario por el minimalismo. La cuestión es que al final no se convirtió tanto en un restaurante minimalista después de que se dio cuenta Picornell de que el puro minimalismo no era su estilo, siendo más un clásico estilo propio.

De todas maneras la idea estaba allí y se realizó con su conocido esfuerzo por la perfección. Debería ser japonés, así que el hombre de negocios viajó a Japón un par de veces para experimentar en persona y para alquilar a algunos chefs locales. La delicia en nuevo conceptos persistió con el establecimiento del primer Minimar, que abrió en el 2004 siguiendo a la apertura de otro Cappuccino en primera localización: Palau March en Palma. El Minimar está para satisfacer en cuanto a pescado, marisco y otros platos deliciosos de alta calidad. Mientras tanto se abrió un segundo Minimar en Portals y desde el año pasado Andratx tiene su Cappuccino.

Las localizaciones son seleccionadas y únicas en su sector. Alguna localizaciones son de su pertenencia, otras alquiladas y ninguna era instantánea. Juan Picornell selecciona muy cuidadosamente. Una localización necesita ser especial y única, como las tiendas de antiguos cosedores en la calle San Nicolás en Palma, donde abrirá un nuevo Cappuccino este verano.

Las viejas estanterías y las típicas telas mallorquinas se mantendrán para conservar el carácter especial. Si a él le gusta la localización y tiene una idea apropiada, el tiempo parece no jugar un papel importante para el hombre de negocios. Un proyecto nuevo exclusivo está en el Puerto de Andratx: el primer hotel del grupo. Totalmente completado está a la espera de huéspedes, a los que todavía no se les permite venir y quedarse, ya que el permiso de apertura por parte de las autoridades está todavía pendiente.

Las ideas y la energía es algo que Picornell tiene en abundancia. Antes del final de este año él abrirá el primer sitio de comida para llevar, en el que se venderán los famosos sandwiches Cappuccino. El salto a otros países ha sido planeado también hace tiempo.

Londres sería su localización favorita para un nuevo Cappuccino. La madre de Picornell es inglesa y él está enamorado de la capital inglesa desde hace mucho. Así que sólo será cuestión de tiempo, que los británicos puedan disfrutar del fino Cappuccino de sus favoritos destinos turísticos en sus propios países.

Contacto

Grupo Cappuccino

Calle Sant Miquel, 53, Palma

Vive una vida que llena de amor, haciendo más de lo que te inspira. Tómate tu tiempo para soñar y sigue tu camino entorno a esos sueños. Actual, relevante y con un sentido de único, así es el contenido destacado de Living in Mallorca de Helen Cummins, que te dará la inspiración que necesitas para explorar, descubrir y apreciar lo que te rodea.
Desde 2004, esta cuidada selección de artículos sobre estilo de vida, diseño de interiores y eventos de lujo ha sido referencia para muchas personas.
No importa en qué parte del mundo te encuentres, únete a una comunidad llena de vida que busca experiencias únicas y una nueva y mejor forma de vivir: una que abarque el mayor lujo del tiempo bien empleado.

Instagram
helen_cummins
helen_cummins
Followers Following