Cosechar felicidad

De la jungla de cemento al paraíso de los viñedos

En las afueras de Inca, enclavada en el rústico paisaje de Mallorca, se encuentra la Bodega Los Dos Caballeros, producto de los sueños, la determinación y la pasión por el arte de la elaboración del vino. Conoce a William Stanley y Walter Kraushaar, el dúo dinámico detrás de esta empresa, que compartió su viaje desde las bulliciosas calles de Nueva York hasta los tranquilos viñedos de Mallorca. Todo empezó con un encuentro fortuito en la vibrante metrópolis, donde William, artista polifacético y director de eventos, y Walter, con un legado familiar enraizado en la vinicultura, encontraron puntos en común. Poco podían imaginar que su pasión compartida por el vino les llevaría a cruzar continentes para fundar su propio viñedo.

Vino de Los Dos Caballeros

Explorar nuevos horizontes

Mallorca, con sus pintorescos paisajes y su floreciente escena vinícola, les atrajo durante unas fatídicas vacaciones. Cautivados por el encanto de la isla y el potencial de su industria vinícola, Walter y William tomaron la audaz decisión de plantar sus raíces en la fértil tierra mallorquina.

La educación de Walter en una bodega alemana sentó las bases de su ambiciosa aventura, mientras que la experiencia de William en gestión de eventos infundió creatividad y estilo a su visión. Juntos se embarcaron en la misión de crear vinos que no sólo deleitaran el paladar, sino que también reflejaran su compromiso con la sostenibilidad y las prácticas ecológicas. “Lo hacemos todo ecológico, con energía solar, botellas y etiquetas recicladas y nuestra propia agua de pozo”, explica Walter con orgullo.

“Los huéspedes pueden sumergirse en el arte de la elaboración del vinos”

El viaje, sin embargo, no ha estado exento de dificultades. Los obstáculos burocráticos y los entresijos de la producción vinícola pusieron a prueba su determinación. Hoy, Los Dos Caballeros es el resultado de su perseverancia y pasión. El viñedo ofrece un santuario tanto a los entusiastas del vino como a los buscadores de experiencias auténticas. Es un destino holístico donde los huéspedes pueden sumergirse en el arte de la elaboración del vino. Desde su acogedor alojamiento en chalet hasta catas privadas, experiencias prácticas de vendimia, eventos especiales e incluso el arrendamiento de sus viñas, Walter y William invitan a los visitantes a formar parte de su viaje, forjando conexiones que trascienden el mero consumo. Este mayor alcance siempre formó parte del plan. “Desde el principio, partimos del modelo de negocio de que necesitábamos diversificarnos y tener distintas fuentes de ingresos. El vino es muy caro de producir, sobre todo en cantidades tan pequeñas”, nos cuenta William.

Al reflexionar sobre su viaje, Walter y William encuentran consuelo en los sencillos placeres de su oficio, la satisfacción de cultivar la vid desde el brote hasta la botella y la alegría de compartir sus creaciones con los demás. “Crear algo que guste a la gente es una ciencia y un arte. Para nosotros, ser el punto de partida de eso y luego verlo en la copa de alguien, y que digan, ‘wow, esto es delicioso’, es muy satisfactorio”, concluye William con una sonrisa.

Texto por Ché Miller  |  Fotos de Sara Savage

Contacto

Los Dos Caballeros Winery

Poligono 5, 362, Inca