Los diez mejores restaurantes de Santa Catalina

Prueba gastronomía de todo el mundo en la barriada más interesante de Palma

Para muchos residentes en Palma, Santa Catalina es la mejor zona de la ciudad para disfrutar de una buena comida, sobre todo por la variedad que ofrece. Hay opciones para todos los gustos, tanto si se busca un bocado rápido como si uno quiere tomarse su tiempo para comer. Las cartas se renuevan con frecuencia para cumplir con las expectativas de los amantes de la buena mesa y, como las noticias vuelan en Mallorca, los restaurantes se llenan pronto. Prepárate pues para relamerte con nuestra lista de los diez mejores establecimientos de Santa Catalina.

8. Sumaq

Para degustar la mejor cocina peruana de la isla, dirígete sin dudarlo a Sumaq, en la esquina de la calle Cotoner. Allí te servirán platos estupendos del país de su chef, Irene Gutiérrez, que trabaja con ingredientes frescos y sabrosos del cercano mercado de Santa Catalina. Sumaq ofrece una auténtica aventura gastronómica que hace repetir una y otra vez a los lugareños.

7. Duke

Para los amantes de la mar y el ambiente relajado, está el Duke de la calle Soler, donde las paredes exhiben tablas de surf. Que no te sorprenda si al salir compruebas el parte del tiempo para ir a coger olas, tras haber disfrutado de comida preparada con ingredientes locales, bajo la supervisión del chef griego Ronny Portulids y el valenciano Jorge Esteve.

6. Stagier

Este restaurante se convierte en algo exclusivo cuando te das cuenta de que sólo tiene siete meses para unos afortunados comensales. Este restaurante a las afueras de Santa Catalina sirve creativas tapas hechas por el chef Joel Baeza, que sabe cómo sorprender y a través de sus curiosos y novedosos platos. Prueba su menú de 8 platos, donde los sabores viajan entre lo mediterráneos y lo chileno. El resultado hará que tu idea sobre las tapas tradicionales cambie por completo. Stagier está reinventando las tapas en Palma.

5. Sa Fulla

En una calle secundaria que parte de Sant Magí, Sa Fulla cuenta con un ambiente cálido y acogedor, con Martha como la perfecta anfitriona. Pide un ceviche, que se sirve en una concha de cerámica que anuncia su sabor, o disfruta de un atún, todo con suave música de ópera de fondo. La bella decoración sin duda intensifica la deliciosa experiencia.
Leer más

4. Naan

La comida propia de los puestos ambulantes del mundo ha entrado con fuerza en Santa Catalina. En un ambiente relajado y al mismo tiempo vibrante, este establecimiento sirve unas especialidades que resultan muy apetecibles. Aquí siempre hay bullicio, con residentes y turistas compartiendo historias ante una suculenta comida a buen precio.

3. Isaan

Isaan es exactamente lo que necesitas cuando tienes capricho de sabores frescos y buena cocina tailandesa sin necesidad de viajar a Tailandia. El más nuevo de los tailandeses de Santa Catalina sirve platos muy apetecibles, fragantes y especiados. Isaan es perfecto para grupos y también para parejas, aunque uno siempre puede comer en solitario y dedicarse a observar la acción de la cocina, que está abierta a la sala.

2. Vandal

Con una fachada oscura e inquietante, Vandal entusiasma a muchos por su excelente servicio e innovadora gastronomía. La colaboración del chef y sumiller resulta en platos vistosos que están llenos de sabor. Cabe tener en cuenta que aquí puede llegar a haber bastante ruido, así que tal vez no sea el sitio ideal para una cita romántica.

1. Nuru

Situado en el corazón de Santa Catalina, sirve cocina moderna. Las creaciones gurmé del chef Chus ofrecen multitud de sabores de fusión, texturas y colores. Además, este local de dos plantas con terraza tiene grandes vinos, buen servicio y un ambiente estupendo. Es todo un favorito de Santa Catalina.
Leer más

Santa Catalina puede presumir de oferta de restauración y no tiene nada que envidiar al Soho. Con chefs de estrella Michelin y establecimientos abiertos hasta tarde, pizza para llevar o comida en crudo, es difícil encontrar un lugar con una oferta tan diversa, si no es en Londres o Nueva York. Sin duda esta barriada es una joya para amantes de la buena comida y la buena mesa.