Descubre el Hotel Can Mostatxins

Los huéspedes podrán relajarse en un ambiente que les hará sentir como en casa

En 2009, el empresario británico Mark Worthington fue seducido por el potencial de una propiedad abandonada en el interior del pueblo amurallado de Alcúdia. Un minucioso proyecto de seis años de duración convirtió la antigua casa señorial llena de historia (parcialmente intacta durante 300 años) en un hotel boutique exclusivo en Mallorca, donde Worthington Nicholls (España) urbaniza propiedades y negocios.

El concepto del Hotel Can Mostatxins está fundado en las pasiones, creencias y experiencias de los propietarios y del consagrado equipo internacional, ofreciendo un servicio de 5 estrellas plus en la estilosa propiedad de 9 habitaciones. A pesar de su escaso tamaño, desde su apertura en 2015 ha causado una enorme impresión a sus clientes, obteniendo excelentes críticas en páginas de viajes y habiendo sido nombrado en dos ocasiones por booking.com el «hotel mejor puntuado por los huéspedes de las Baleares».

Los clientes que repiten constituyen el mejor testimonio: a finales del 2016, el 30 % de las habitaciones ya se habían reservado para el 2017.

Su personal es destacable, sus camas son extremadamente cómodas y supera las expectativas de sus huéspedes, que son obsequiados con cava y flores recién puestas en sus habitaciones, además de un servicio de conserjería que compite con el de cualquier hotel urbano de gran tamaño. El ambiente relajante hará que los clientes se sientan como en casa: bar de confianza, piscina tipo spa abierta las 24 horas, pocas normas y un desayuno elaborado con amor. Los huéspedes no tendrán otra obligación que la de disfrutar de su estancia. «Son libres de contar con la experiencia Mostatxins en sus vidas», dice el director general Mark Worthington. «Pero no es obligatorio».

La experiencia Mostatxins tendrá más oportunidades de ser vivida, ya que la empresa construye e inaugura más hoteles boutique exclusivos en Mallorca, bajo la marca de Mostatxins Boutique Hotels Group.

El Hotel Can Frare abrirá sus puertas a principios del 2018 en el centro histórico de Alcúdia. La iglesia fue la que originalmente se encargó de la construcción de la amplia vivienda en 1893 («frare» significa fraile en catalán). Entre las características de diseño del modernismo se incluyen los elementos de hierro en balcones y escaleras, las ventanas de vidrios de colores y los suelos hidráulicos. El hotel contará con 10 habitaciones, incluyendo dos suites, piscina, champañería y restaurante.

En mayo de 2018, el grupo abrirá el Hotel Can Estelrich en Selva, en la calle nombrada en honor al médico Jaime Estelrich Ferrer, que vivió en la casa desde principios de los años 1930 hasta 1966. La propiedad será objeto de renovación, conservando elementos originales Art Deco desde 1936, para convertirse en un hotel de 10 habitaciones con dos suites, piscina y restaurante.