5 maneras de aprender español de forma efectiva

Cómo conseguir fluidez en castellano

No todo tiene que ser todo libros y diccionarios cuando se aprende un idioma. Todos aprendemos de diferentes maneras, pero entender de qué manera se aprende mejor es la mitad de la batalla para aprender de manera efectiva. Mallorca es un centro de conversación internacional, con gente de todo el mundo que se traslada a la mayor de las Islas Baleares. Por lo tanto, no es sorprendente que el aprendizaje de idiomas sea un tema realmente importante. El turismo es el sector más grande de Mallorca, lo que significa que el inglés y el alemán se hablan ampliamente y se fomentan mucho en las escuelas de Mallorca. El castellano y el catalán son los idiomas oficiales de la isla y se recomiendan para aquellos que se han mudado a Mallorca y planean quedarse. Muchos expatriados se las arreglarán para vivir la mayor parte de sus vidas hablando sólo en inglés, pero para conectarse realmente con la cultura local, aprender a hablar catalán y castellano fluido es necesario.

Descubre algunos de los mejores lugares en Palma para aprender un idioma, así como pequeños trucos sobre cómo superar esos nervios y sentirse seguro a la hora de hablar.

1. Encontrar la clase adecuada

Para aprender un idioma, algunos prefieren lanzarse a ello sin haber estudiado antes la gramática y estructura de las oraciones. Sin embargo, ir a clase puede ayudar a entender mejor “por qué esto y no aquello”, después de que un profesor haya dado la correspondiente explicación. Como era de esperar, es en Palma donde se encuentran algunas de las mejores escuelas de idiomas. La Escuela Oficial de Idiomas es, es de lejos, la más barata en relación con las horas de clase y el material de aprendizaje que ofrece (unos 180 euros anuales). Las clases suelen ser de dos horas, dos veces por semana, comenzando en octubre y terminando en mayo. Quienes busquen clases para aprender el idioma con fines laborales pueden dirigirse a Die Akademie, que ofrece clases particulares. Sus profesores pueden guiarte a través del vocabulario de diversas profesiones por 35 euros por hora o, si haces más de veinte horas, por 30 euros a la hora. Los precios también incluyen tentempiés gratuitos durante los descansos. Por último, quienes deseen mejorar su inglés no irán mal encaminados con el British Council. Son expertos en preparar a los alumnos para los Cambridge English Exams, reconocidos en todo el mundo. Leer más

2. Hacer un intercambio

Si lo que buscas es mejorar tus habilidades orales, entonces te puede ayudar hacer un intercambio. Son encuentros semanales que normalmente se hacen en un bar, donde se congrega gente de diferentes países para hacer trueques de conversación. Hay encuentros en lugares como el Brick Hotel de Palma que atraen a un grupo diverso de personas, que ofrecen muchas oportunidades para hablar y hacer nuevos amigos. Los encuentros son los lunes a las 19.45 horas y normalmente van acompañados de una copa de vino, que contribuye a que la gente se relaje y se suelte al hablar. Si, por el contrario, eres de los que prefieren un ambiente más privado, puedes optar por un intercambio a dos. En webs como openlanguageexchange.com, podrás encontrar personas de tu zona que estén interesadas en aprender tu idioma y ayudarte con el suyo.

3. Recordar el vocabulario

Estás en un bar con unos amigos. Entender la conversación no es problema: las palabras se mueven de un lado a otro y las estás siguiendo bien. La dificultad no está, pues, en la comprensión, sino en el recuerdo. Las palabras flotan en tu mente, pero ¿por qué, cuando necesitas echar mano de ellas, no las recuerdas? Sucede con demasiada frecuencia y puede solventarse con algunos retoques en el espejo del cuarto de baño. Colocar notas con palabras clave y terminaciones verbales en sitios que veas con frecuencia ayuda a que se te peguen. Ganarás tiempo: sécate el pelo y repasa una palabra, cepíllate los dientes y revisa otra. En un mes, empezarás a notar la diferencia.

4. Superar los nervios

Cuando empiezas a aprender un nuevo idioma, es normal que te pongas nervioso. Muchos de nosotros tenemos vergüenza o temor a decir algo incorrecto o pronunciar mal alguna palabra. Aun así, cometer errores es el único camino para avanzar. Para superar la barrera del “no puedo hablar” o “no sé lo suficiente”, hay que aceptar que el viaje de aprendizaje de un idioma no es fácil. El camino es un poco accidentado, las palabras salen al revés, mal o incluso no salen. Y no pasa nada. Respira, encuentra a alguien que te inspire confianza y ponte a hablar. Poco a poco, los nervios pasarán y la charla empezará a fluir.

5. Clavar la pronunciación

Como hemos dicho antes, los nervios y la vergüenza normalmente surgen del miedo a parecer tonto. Muchas personas se obsesionan con el dominio de la pronunciación, pero lo cierto es que siempre queda algún rastro de la lengua materna. Y no tiene que ser necesariamente negativo. El acento de uno cuenta la historia de otra cultura, de parientes lejanos y de una vida que merece ser compartida. De hecho, en muchos casos, un acento extranjero resulta atractivo. ¿Cuántas veces te ha cautivado el acento francés? ¿Y el italiano o irlandés? No importa de dónde seas; siéntete orgulloso de tu acento. Clavar la pronunciación, como si todos tuviéramos la misma lengua materna, nos haría a todos iguales, y ¿quién aspira a eso?

El mejor lugar en Mallorca para aprender un idioma de manera efectiva es, sin duda, la capital: Palma. Aquí es donde se encuentra la mayor concentración de residentes internacionales de Mallorca, lo que significa que encontrar a alguien con quien practicar es mucho más fácil. Sin embargo, si buscas practicar el castellano o catalán, encontrarás que incluso en los pueblos más tradicionales como Alaró y Santa María, habrá gente del lugar dispuesta a ayudarte.

La Dra. Helen Cummins es una editora de estilo de vida y emprendedora de éxito, que ha vivido y trabajado en Palma de Mallorca durante los últimos 20 años. Lanzó abcMallorca.com en 2003 y a día de hoy se ha convertido en uno de los sitios web más visitados de la isla con más de 6 millones de visitas al año.

Su plataforma web helencummins.com es una recopilación de todo lo que valora desde que se mudó a la isla, creó abcMallorca.com y formó una idílica vida en Son Vida con su esposo Georg y su hija Eva.

Slow Living Mallorca es la esencia del contenido de su web hc /, que tiene como objetivo inspirar a todos aquellos que quieren reducir la velocidad y apreciar el estilo de vida mediterráneo. Junto con su equipo editorial, Helen selecciona las empresas y los lugares que se adhieren al movimiento SLOW: sostenible, local, orgánico y hecho con amor.

Instagram