30 restaurantes que tienes que probar en Palma en 2019

Descubre cuál de estos 30 restaurantes han conseguido estar en la lista de Helen Cummins...

Hay muchos, muchos restaurantes en Palma. Muchos de ellos son bastante recomendables, pero sólo unos pocos son realmente excelentes. En una ciudad en la que la escena gastronómica crece y avanza continuamente, muchas personas viajan a Mallorca con intención de descubrir cuáles son esos restaurantes de los que tanto se habla. El ambiente, la comida, la decoración, el diseño y el servicio hacen que la magia del lugar lo convierta en algo único y necesario de visitar.

En los últimos años he comido en más restaurantes de los que recuerdo, pero definitivamente, hay algunos que visito una y otra vez. Sin más dilación… Aquí está mi lista seleccionada de los mejores restaurantes en Palma.

30. Katagi Blau

Las vistas compiten con el chef en cuanto al nivel de facturación en este restaurante en la azotea de la zona de Playa de Palma. Su ubicación entra dentro del factor sorpresa gracias a una combinación de impresionante diseño y extensas vistas al mar, y la comida tampoco defrauda. El cocinero Gunnar Blischke es todo un maestro creando una variada selección de deliciosos platos de fusión asiática, con un menú que cambia prácticamente cada semana, dependiendo de la mejor oferta del mercado.
Leer más

29. Sumaq Restaurant

Para degustar la mejor comida fusión peruana en Palma, traza una línea directa hacia Sumaq. Una aventura culinaria aguarda en este tesoro de Santa Catalina, cortesía de la apasionada y talentosa cocinera Irene Gutiérrez.
El amor que muestra Irene por la gastronomía de su país se evidencia en sus sabrosos platos, como el ceviche exótico, el pollo crujiente o el solomillo de ternera flambeado. Se hace hincapié en lo fresco, saludable y delicioso, con el uso de los mejores ingredientes. 

28. Tast Club

Tast Club es uno de esos sitios en los que una vez dentro ya no quieres salir. Se trata de un gran paraíso evocador en la Calle Sant Jaume, con un estiloso bar y varios comedores, que recuerda a un club exclusivo para ingleses. La carta española es buena y merece la pena probarla, pero Tast gana realmente su popularidad por su ambiente y decoración, más que por su comida. Su ubicación algo difícil de encontrar y su discreto letrero no hacen más que añadir un mayor número de elementos a su aire de exclusividad. Canela, Fabiola y El Patio de Gloria están en la misma calle.

27. Casa Maruka

Para comer en Casa Maruka, mejor que primero hagas tu reserva. Ente restaurante, muy popular entre los mallorquines, está muy cerca de Plaça d’Espanya y ofrece una carta excelente de comida mallorquina a un precio más que aceptable. Un lugar pequeño, modesto pero atractivo con un servicio agradable y una oportunidad de probar platos tradicionales con productos de temporada. El lugar perfecto si lo que buscar es cocina auténticamente isleña.

26. Taller de Mar

El gran talento y la rigurosa formación del cocinero Riccardo di Loreto brilla en cada uno de los platos de Taller de Mar. Es un equipo con un enfoque implacable en la elaboración de exquisita comida fusión. En el sabor y la presentación de los platos de la carta se invierte mucho talento y creatividad, aunque te tiene que gustar comer en un entorno algo ruidoso, y, bajo mi punto de vista, las sillas podrían ser algo más cómodas.

25. Basmati

No puede haber nada mucho más romántico que el Bastami. Los clientes comen a la luz de las velas, refugiados en un pequeño rincón oriental de Palma. Este adorado restaurante indio se enorgullece por la calidad de su menú, que cambia cada día. Todo lo que viene en el menú degustación – no hay carta de platos – se elabora a partir de ingredientes naturales de calidad, incluyendo condimentos y especias orgánicas procedentes del enigmático jardín del propietario. Un restaurante en Santa Catalina con innumerables clientes fieles que repiten una y otra vez. Leer más

24. Forn de Sant Joan

Al comer en este eterno favorito siempre se tiene la impresión de estar en el centro de actividad de La Lonja. Habiendo sido una antigua panadería, el restaurante cuenta con tres salas de comedor entre las que elegir: la romántica «Sala roja»; la «Sala cristal» decorada con candelabros y una acogedora sala principal. Aquí podrás encontrar una interesante mezcla de clientela multinacional y local, disfrutar de una creativa comida mediterránea y de algunas de las mejores tapas de la ciudad.

23. Quadrat

El hotel al que pertenece es magnífico, algo que eleva las expectativas del restaurante, pero Quadrat ofrece siempre exquisita comida mediterránea y el mejor servicio. Cenar en el patio del jardín constituye una velada romántica, y comer allí es un acogedor refugio del calor de las calles de Palma. En el tejado, el bar/lounge de Sant Francesc cautiva a los clientes con una combinación de fascinantes sabores y espectaculares puestas de sol con vistas a la ciudad. Quadrat está completamente listo para dar la bienvenida a un nuevo cocinero en 2019, y me muero de ganas por saber qué dirección toma.

22. Fabiola Gastronomic Garden

La fabulosa Fabiola eleva los espíritus con su exuberante decoración y su enfoque fresco de la cocina mediterránea. Escondido en las calles históricas del barrio de Sant Jaume, este restaurante lleno de plantas es toda una sorpresa. La carta está diseñada para animarse a compartir y, de hecho, cada elemento – la comida, el ambiente, la música ingeniosamente elegida – da como resultado que los clientes se sumerjan en una divertida experiencia gastronómica. Personalmente me gustó la estrafalaria presentación del postre. Leer más

21. Issan Thai Cuisine

A veces solo lo logran auténticos tailandeses, y en Issan se ofrece a la perfección. Un equipo de cocineros tailandeses tiene sumo cuidado en la preparación de platos asiáticos, servidos en un entorno sencillo y distinguido. Si lo deseas, tienes la opción de comer en un bar que da a la cocina abierta y observar a los cocineros mientras preparan su obra maestra tailandesa. Una fascinante incorporación en la floreciente escena gastronómica de Santa Catalina.

20. Ritzi Palma

Ritzi es el restaurante al que voy cuando tengo ganas de sofisticada comida italiana. Ubicado dentro del hotel boutique de Hotel BO en el evocador barrio de La Lonja, se trata de un buen lugar al que acudir si se quiere recibir buenos cuidados con excelente comida y servicio. El interior es luminoso y espacioso, y la carta está enriquecida con el uso de un horno de carbón vegetal especial utilizado para asar solomillos hasta la perfección, así como pescado fresco que viene directamente del puerto de al lado. El menú del día de tres platos se ofrece a buen precio.

19. De Tokio a Lima

Esta belleza del Paseo del Borne es la prueba de que la comida de restaurante no tiene por qué dejarte con la sensación de haberte dejado consentir demasiado. Comer en la elegante terraza sobre la frondosa avenida forma uno de los mejores placeres de Palma. Situado dentro del hotel boutique de lujo de Ca’n Alomar, la carta de De Tokio a Lima fusiona influencias japonesas, peruanas y mediterráneas hasta crear un efecto fresco, saludable y delicioso. Los postres son algo más pícaros, pero irresistibles. No es barato, pero la comida de calidad y su entorno tan especial justifican los precios con creces. 

18. El Camino

A El Camino se llega sin avisar con antelación, un inicio relajado de comer en esta joya de restaurante, que no admite reservas. Siendo un concepto nuevo en Palma, El Camino es como un bar de tapas tradicional, salvo por la misma barra, que es la más larga que te puedas encontrar. El equipo, liderado por Eddie Hart, es fabuloso, así como su ambiente; la comida que ofrecen es maravillosamente fresca y sabrosa. Tapas para aficionados al sabor y al estilo.

17. Adrian Quetglas

Este chef de origen argentino es un gran talento – se labró su nombre en la ardua escena de la restauración de Moscú – y su equipo es agradable y entregado. Aunque el restaurante tenga una exquisita decoración perfecta, a la carta le puede faltar el factor sorpresa, pero la experiencia gastronómica hace que valga la pena comer aquí. Ofrece una espléndida presentación creativa, y los menús degustación de cinco y siete platos se ofrecen a precios razonables.

16. Duke

Pregunta a cinco personas cuál es su restaurante favorito de Santa Catalina y la probabilidad es alta de que tres de ellas digan Duke. Este lugar es perfecto para una divertida reunión entre amigos en un entorno totalmente relajado pero ajetreado al mismo tiempo. El cocinero Ronny elabora platos de inspiración asiática rebosantes de sabor, evitando ingredientes más pesados, como la mantequilla y la crema, a favor de sustitutos más saludables. Tacos, teriyaki, hamburguesas, kebaps, falafel; todos son increíbles. Hace años que me encanta Duke.

15. Clandestí Taller Gastronòmic

Y ahora algo completamente distinto. Clandestí Taller, escondido en una unidad cercana al mercado gastronómico de San Juan, ofrece un concepto único. Hasta 12 comensales toman asiento en una larga barra, desde donde observan a dos cocineros preparar su comida, antes de comer juntos. Cinco platos de sabores deliciosos asequibles para comer, y ocho platos de belleza gran para cenar, en noches marcadas; comida del mercado mallorquín experimentada de la forma más divertida. 

14. Restaurant Can Marques

Haz una visita a este y te enamorarás tanto del hotel como del restaurante. El hotel es un espléndido caserón en el casco antiguo formado completamente por suites, y el elegante techo abovedado del restaurante encaja a la perfección. Se te puede perdonar si esperabas encontrar una rígida formalidad en este lujoso restaurante de cinco estrellas, pero el servicio que ofrece es afable y eficiente, sin ningún indicio de pomposidad. La comida es mediterránea con un estilo francés. 

13. Canela

Como prueba de su excelencia, Canela se llena de gente a determinadas horas, por lo que mi consejo es ir para comer, cuando no hay tanto ajetreo. La comida es simplemente sorprendente en esta antigua tienda de especias a unos pasos de Jaime III; piensa en compartir platos de exquisiteces fusión, como el dim sum, vieiras y tempura, junto a más platos típicos mediterráneos. Una barra de estilo japonés en la parte trasera del restaurante permite ver a los cocineros en plena faena.

12. Mar de Nudos

Estamos de acuerdo, es innegablemente caro, pero su deslumbrante ubicación y la calidad de su comida justifican los precios de Mar de Nudos. Comer aquí, en primera línea de mar con vistas a los yates y a la catedral, es una experiencia única. Como cabe esperar, su decoración es elegante y, en especial, los platos de marisco mediterráneos son constantemente excelentes. Además, también ofrecen excelentes tapas y sushi. Es ese tipo de sitio que destella por la noche.  Leer más

11. Arume Restaurant & Sushi Bar

Considerado el mejor restaurante japonés de Palma, Arume ha estado trabajando su magia durante más de 10 años. Su éxito radica en la experiencia del cocinero Tomeu Martí y de su equipo al fusionar comida japonesa, tailandesa, vietnamita y mediterránea hasta lograr un suculento efecto. Su espacio original y moderno y su cocina abierta hacen que este lugar, a unos pasos de la Calle San Miguel, sea animado, así como un espacio agradable para comer o cenar.

10. El Patio de Gloria

Situado en la planta baja del magnífico hotel Glòria de Sant Jaume, esta joya de inspiración parisina hace lo que se describe a la perfección como la perfecta comida reconfortante mallorquina, y cualquier cosa que esté en medio. El nuevo cocinero, Javier Gardonio, hace una excelente labor de creación de comida exquisita, que oscila entre comida fusión y platos más tradicionales. El servicio es excelente, aunque no sobrecargado, y los diseñadores del restaurante han mezclado estilo histórico con contemporáneo para lograr un mayor efecto. 

9. La Vieja

La Vieja se ha convertido en uno de los lugares por excelencia para una buena tapa. No hay restaurante en la capital más colorido y moderno que este. Aquí, la comida se sirve de manera extravagante y moderna, ¡olvida los platos blancos y redondos! Jonay Hernández, chef y gerente, es creativo y lleva a la mesa una gastronomía llena de color y carácter en la plaza Raimundo Clar de Palma.

8. Saranna

Saranna es una auténtica joya escondida en Palma. Su decoración puede que te despiste, pero su comida seguro que te sorprenderá. Saranna tiene un equipo amable y atento que hace que tu experiencia aquí sea para recordar. Disponen de opciones vegetarianas y una carta de comida fusión excepcional. Este restaurante es distinto y hace que su cocina, junto con sus precios asequibles sea el lugar ideal para una comida o cena con amigos.

7. Beatnik

Beatnik marca un auténtico cambio para Purohotel que, de la mano del gerente Edgar Lagassi, se ha transformado en un lugar de película. Beatnik es una explosión de color, algo muy distinto a lo que están acostumbrados los huéspedes del Grupo Puro. El concepto de este nuevo restaurante es moderno y fresco, ideal para ir con amigos el fin de semana. Para mí, una comida deliciosa y un ambiente animado hacen de este uno de mis favoritos.

6. Dins

Dins es el nuevo restaurante del elegante hotel El Lorenç, donde el chef Santi Taura hace exactamente lo que mejor sabe hacer: ofrecer una cocina mallorquina excepcional. Cada vez que Santi se pone a los fogones, añade un toque único y personal que te hace sentir que está cocinando sólo para ti. En Dins no es diferente, pues puedes disfrutar de comida hecha por el chef más querido de Mallorca.

5. Sadrassana

Personalmente uno de mis favoritos, Sadrassana sale ganando en comida, decoración y ambiente. Con su sensual entorno – tapizado de lujo, espejos vintage y chispeantes lámparas de cristal – se tiene una verdadera sensación de evasión al cenar en este restaurante, famoso por salir en la serie de televisión de El infiltrado. Es el lugar ideal para tomar unas tapas por la noche y maravillosa comida mallorquina (solo para cenar). El arte comparte con la carta el centro del escenario: una de las galerías de mayor renombre de Palma, la Galería Horrach Moya, se encuentra en el piso de arriba.

4. Vandal

Vandal es el comodín de mi lista. Imagina un restaurante atrevido, concurrido y ruidoso en algún lugar como el barrio de Tribeca de Nueva York y podrás hacerte una idea. De una creatividad asombrosa, tanto el talentoso cocinero como el director cuentan con experiencias alrededor del mundo en sus CV, y su visión se muestra en la comida y en el entorno. Cocina altamente creativa, espléndida presentación y magnífico maridaje son las extraordinarias críticas que se está ganando Vandal.

3. Fera

Aunque abunden los restaurantes con una oferta en comida fusión mediterráneo-asiática, el cocinero Simon Petutschnig es todo un maestro. La ubicación de Fera en la planta baja del distinguido club social de la isla, Círculo Mallorquín, dentro de un palacio renovado, le da un aire exclusivo, pero en particular comer aquí es sorprendentemente rentable. En las paredes cuelgan obras de los principales artistas contemporáneos españoles, algo que añade un mayor interés y sofisticación a lo que se considera un espacio hermoso e histórico.

2. Botànic

Disfruta de comer en el maravilloso jardín, en una habitación llena de libros con mucho carácter o en el hermoso bar de Ca’n Bordoy Grand House & Garden, donde se encuentra ubicado Botànic. Siendo la prueba de que la cocina orgánica y súper saludable no tiene por qué ser aburrida, este nuevo restaurante es la afinación perfecta. Un menú de todo el día nutritivo y de comida para sentirse bien, desayunos, tapas, bocadillos, sopas, estofados, ensaladas y fuentes se extiende hasta unas opciones para cenar celestialmente saludables.

1. Nuru

El cocinero jefe, Jesús, es la estrella de Nuru y su comida cuenta con casi un grupo de seguidores reverencial. Este lugar predilecto y de culto de Santa Catalina recibe una puntuación elevada en su apasionante y exótica carta, en su elegancia en el maridaje de vinos y en su excelente servicio. Nuru lo llama «un rinconcito acogedor y atractivo», pero con su ajetreado ambiente y estiloso entorno – incluyendo las obras de arte del actor hollywoodiense Jordi Mollà – creo que se ha convertido en toda una institución de Santa Catalina.

Después de ver esta lista, habrás podido comprobar la gran variedad que hace que Palma tenga una viva y rica escena gastronómica. Comer extremadamente bien en la capital puede conseguirse a cualquier precio, sólo necesitas un par de consejos…

Espero que te guste el reto de buscar aquellos lugares que ofrecen experiencias gastronómicas inolvidables. Tu próxima comida a la que calificarás de «excelente» está a un paso de distancia en esta encantadora ciudad balear….