La vanguardia arquitectónica de Alejandro Palomino

“El lujo es saber lo que quieren mis clientes antes que ellos”

Fue a partir de la petición de un acaudalado empresario ruso, que el reconocido arquitecto Alejandro Palomino acudió a Santa Ponça para diseñar no solo una casa, sino varias. Una tarea en la que se fusionaron materiales de Moscú, construcción ucraniana y por supuesto la arquitectura de vanguardia de Mallorca. En el transcurso de dos años, Alejandro trabajó codo con codo con su cliente, asegurándose de que cada paso en esta villa de lujo se llevara a cabo con “una sensación de amplitud y se pudiera sentir la esencia de Mallorca”. Su combinación de particiones de cristal, exuberantes piscinas y techos altos están hechos a medida para una cálida vida mediterránea. El mar, el cielo y el sol se filtran a través del cristal, proyectando un brillo sobre Alejandro mientras habla. “El interior se convierte en el exterior y viceversa”, dice, “en otras palabras, se trata de absoluta transparencia”.

Alejandro nos hace a un recorrido por su impresionante nueva construcción con el constructor Yuriy Zubko a su lado, quien reafirma qué áreas de la vivienda fueron más difíciles de construir. Los dos focalizan nuestra atención hacia los altos muros de la villa, que a los lados se sitúan en diagonal. “Estos se han concebido para abrir la propiedad y maximizar la vista”, dice Alejandro, ampliando sus brazos hasta el horizonte. “Siempre se trata de la ubicación, diseñamos casas que hablan con la isla”. Él nos invita a alejarnos del cristal, que, efectivamente, abarca toda la longitud de la villa. Desde las habitaciones hasta la elegante sala de estar y la cocina, el diseño de Alejandro garantiza que los propietarios (donde sea que se encuentren en su hogar) tengan Santa Ponça a sus pies.

Después de años de construir repetidamente casas que maximizan la luz y el paisaje de Mallorca, el estilo único de Alejandro se ha vuelto global. Él comparte una historia reciente de un empresario jamaicano que, después de una visita a Mallorca, insistió en encontrar el mejor arquitecto de la isla. “Y no cualquiera”, agrega Alejandro, sonriendo “sino alguien que supiera construir para las montañas y el mar”. No pasó mucho tiempo antes de que se estableciera una conexión, y Alejandro voló a Jamaica para emprender su investigación y comenzar a planificar el proyecto. “Trabajar internacionalmente te abre la mente”, dice, satisfecho de que ser transparente en diseño, haya significado relaciones igualmente transparentes. “El lujo es saber lo que mis clientes quieren antes de que ellos mismos lo sepan”, sonríe, señalando dos piscinas azules.

A través de una combinación de agua, cristal y un interior blanco, Alejandro comenta que “surge una paleta neutral que representa los colores de Mallorca “. Nos hace pensar en lo que significa el lujo en la arquitectura hoy en día, y rápidamente comparte su teoría. “En el pasado, el lujo era construir un palacio con paredes altas y ventanas pequeñas, todo se mantenía en privado. Mientras que ahora, se trata del exterior, mantener la privacidad sí, pero sintiéndose abierto en esa intimidad “. Camina de nuevo a la parte frontal de la villa, nosotros lo seguimos, mirando hacia el espacio libre e ininterrumpido. A tal altura, ninguna de las propiedades vecinas puede vernos, sin que se vea una cerca o seto. “Transparencia completa y privacidad completa”, comenta Alejandro, sabiendo exactamente cómo lograr el equilibrio entre ambas cosas.

Photos by Sara Savage

Contacto

Alejandro Palomino Arquitectos

Arquitecto Francisco Casas 17, Local B-23, Bendinat